Venezuela

Venezuela

A raíz del referéndum del 2 de diciembre pasado en la república bolivariana de Venezuela, la polarización política ha alcanzado proporciones históricas. De una parte las clases privilegiadas de siempre; tradicionales, conservadoras, retrógradas y reaccionarias y, esta vez unidas a una buena parte de la clase media con sus crías estudiantiles engomadas y trajeadas con ropas de marca último modelo oponiéndose a todos los cambios profundos en lo social y económico llevados a cabo por el gobierno. Todo esto, apoyado con protestas callejeras alimentadas por medio de donaciones cuantiosas por parte de los grupos de extrema derecha de los Estados Unidos y sus aliados a nivel mundial… No olvidemos tampoco que la carestía de ciertos alimentos y artículos de primera necesidad en el mercado no se debe a la política económica del gobierno sino al egoísmo de los dueños de los medios de producción que en su gran mayoría son entes privadas. Los pobres tienen los mismos derechos que los ricos, una cosa que todos los opositores del régimen no toman en cuenta y que es de poca importancia para ellos. Lo que se quiere, lo que se busca, lo que se pretende es fomentar el descontento popular como se hizo en Chile durante la presidencia de Salvador Allende. Aún más, la prensa internacional alcahueta de los intereses financieros de las multinacionales y del gobierno Bush han arremetido contra Hugo Chávez con una campaña atroz, llena de calumnias y mentiras. Se comenta que Chávez es el “más reciente y desgraciado ejemplo de un dictadorzuelo suramericano”, que es un déspota y un autócrata sin remedio.

De otra parte el pueblo, las clases marginadas, los desposeídos de la tierra que nunca han tenido ni voz ni voto, pero que ahora con Chávez han podido obtenerlo sin necesidad de recurrir a la violencia o al terrorismo, es un logro incontrovertible, indiscutible que tiene que ser bienvenido. Los logros en educación y salud son inigualables y excepcionales, envidia de medio mundo. Claro, los ricos no quieren que esto suceda, ya que un pueblo educado y saludable es un pueblo que no se deja someter al albedrío de unos cuantos.

Los resultados del referéndum demuestran claramente que Chávez es y siempre ha sido un demócrata. Acepta el resultado sin imponer el estado de sitio o sacando tropas y tanques a las calles para detener la oposición. Hasta el omnipotente Bush tuvo que reconocerlo abiertamente. Aunque el No sacó el 51% mientras que el Sí obtuvo el 49% de los votos con una abstención del 43.8% el gobierno seguirá con su misión a favor de los menos favorecidos en Venezuela y en otros países del continente americano. Chávez sin duda alguna seguirá en la lucha. Una nota verdaderamente halagadora ha sido, días después de este mal rato, que el Banco del Sur, una iniciativa venezolana destinada a financiar proyectos de infraestructura en el continente, con ánimos de integración física e iniciativas para el desarrollo integral de la región fue oficialmente fundado por Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Paraguay, Uruguay y Venezuela los chicos malos de América Hispana. No habrá que seguir con las nefastas dictaduras impuestas por el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional, se podrá respirar con más libertad.

Lo que medio mundo ignora es que un país que se jacta, que se presume de ser democrático como lo hace el Reino Unido no lo es en absoluto. Lo que existe aquí es la dictadura del partido único, sea éste Laborista o Conservador, donde el partido o el primer ministro pueden gobernar año tras año sin que nadie pueda decir nada. Este es el país donde el primer ministro no tiene que ser elegido sino que recibe ese honor gracias a la benevolencia y generosidad del anterior. Por lo menos Chávez ha sido elegido por el pueblo mientras el señor Brown o marrón ha llegado a su puesto gracias a su antecesor. Y que se dice de las leyes antiterroristas que coartan todas las libertades individuales y colectivas y desconocen los derechos humanos. Ni siquiera Uribe en Colombia ha llegado a tal punto.

América Latina y los países en vía de desarrollo necesitan gente como Chávez que se oponen abiertamente al poderío de los Estados Unidos o de cualquier otra potencia que quiere dominar el mundo como si fuese su derecho natural. Chávez también es una ficha clave para la pronta liberación de Ingrid Betancur, el único problema, el único obstáculo que existe es que el gobierno colombiano no tiene la voluntad política para que esto suceda. Uribe y toda su camarilla sabe muy bien que si Ingrid es liberada será la próxima presidenta de Colombia y eso es verdaderamente inaceptable. Le tienen miedo como el miedo que le tienen a Chávez porque tiene una visión y una misión histórica que cumplir.

Le deseo a todo lector un venturoso y revolucionario 2008

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *