OPINION: Una guerra más, un negocio más

OPINION: Una guerra más, un negocio más

Londres-. Aunque nos encontremos en el siglo XXI podemos citar, sin equivocarnos, al gran maestro mexicano Octavio Paz en cuanto a la revuelta, rebelión de los pueblos árabes.  Esa súbita sublevación que ha pasado de países a continentes, sin que nadie pueda predecir lo que ocurrirá en el futuro  y que por lo tanto dejará en su camino muertos y más muertes.

En su obra Tiempo Nublado, Paz comenta. “No somos testigos de una revolución en el sentido moderno de esta palabra, sea liberal o marxista, sino de una revuelta: un volver a la entraña del pueblo, un sacar afuera una tradición escondida, un regreso a la fuente original.”

Es y ha sido una batalla más religiosa que política con las victorias electorales obtenidas por diferentes grupos islamistas que no viven en el presente pero, en un pasado que jamás volverá. Tienen que mirar hacia el futuro si quieren resolver todas esas contradicciones sociales que los arruina con el paso del tiempo.  La mujer tiene que tener los mismos derechos que los hombres. Tiene que ser una sociedad abierta y libre de prejuicios, censura y discriminación de género, solo de esta manera se abrirá un mundo mejor. Desgraciadamente, lo único que podemos ver en este momento son las imágenes de violencia y muerte que inundan los programas informativos y los noticieros trasnochados.

De otra parte, los mercaderes de la muerte fácil y barata vuelven a hacer su agosto en los varios países árabes y por lo cual de todo se ha hablado y escrito en la prensa mundial.  Unos tildan los acontecimientos en Egipto como la revolución de la clase media, mientras que  la sangría tunecina se le tacha como un alzamiento juvenil.  Al mismo tiempo, se comenta, que es un movimiento radical el que pide a gritos libertad en Yemen y que lo de Libia es una rebelión popular de un pueblo que nunca ha sabido que es, libertad.  De Siria se discute que es una simple masacre de los militares sin rostro.  Y como todos, también nosotros tenemos nuestra opinión.

Mientras que los tanques salen, pisotean y aplastan a quienes los desafían, mientras soldados y civiles se disparan y se asesinan, mientras que los aviones bombardean y destruyen los cimientos mismos de un país, los países ricos del norte debaten abiertamente si vale la pena intervenir y apoyar a los insurgentes  o quedarse en los palcos deleitándose del espectáculo, un espectáculo que hay que gozar al máximo y hacer cuentas y más cuentas.

La guerra es un negocio redondo, entre más dure, mejor resultan las ganancias, especialmente para los grandes productores de armamentos que por casualidad son los países ricos. Y si se destruye toda la infraestructura productiva de la región eso sí es un negociazo, las multinacionales podrán  intervenir y ofrecer sus servicios para crear un paraíso terrenal: una ilusión pasajera.  Y de la existencia de grandes reservas de petróleo es mejor ni hablar, solo un cínico como yo, podría mencionar tal cosa.

Una vez terminada la guerra fría el mundo esperaba una era de paz, prosperidad y tranquilidad pero desafortunadamente nos hemos encontrado con sangre y fuego, fuego y sangre porque los mercaderes de la muerte no descansan ni duermen, viven alertas como vampiros en sus oscuras trincheras.

One thought on “OPINION: Una guerra más, un negocio más

  1. Me ha gustado mucho este artículo, cuyo punto de vista comaprto.
    Aquí, nuestras islas canarias son minúsculos territorios a unos 93 kilómetros de la costa marroquí, donde comienza el oeste del extensísimo territorio que ocupa la nación árabe, hasta llegar a la frontera iraní, por el este.
    Además, en los últimos años se ha asentado una numerosísima colonia marroquí inmigrante en Canarias, aparte de otros muchos inmigrantes africanos musulmanes.
    Por todo ello, los canarios debemos de estar muy preocupados por todo lo que ocurra dentro de ese pueblo vecino tan numeroso, que anda tan agitado y con un rumbo imprevisible.
    Saludos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *