Martin Roots, artista callejero que vive de su arte

Las Palmas-. Malabarista, surfista, músico y hombre de la calle. Este colombiano recorre ciudades españolas en busca de una vida acorde a sus ideales. Vivió 3 meses en un árbol en un parque de Barcelona. Su historia es increíble. Su nombre: Martin Roots.

Los coches se detienen al cambiar el semáforo a rojo y los 3 carriles se van llenando en cuestión de segundos. De repente salta al frente de los que están en primera fila un hombre joven con pinta de músico urbano, les hace una venia previa y con 3 coloridos pines en sus manos empieza su función.

El artista callejero comienza a hacer malabarismos con sus pines lanzándolos de un lado a otro y hacia arriba sin cometer ninguno fallo, es decir, sin que se le caigan al cemento. Los motoristas siguen su divertido juego sin quitar sus miradas de sus manos y algunos no ocultan su asombro por tan curiosa y divertida habilidad.

El show dura 1 minuto, tiempo que el malabarista tiene debidamente calculado para pasar luego por sus ventanillas con sombrero en mano y recibir una que otra moneda como pago por su trabajo antes de que el semáforo cambie a luz verde.

Los coches siguen su ruta y Martín se toma un pequeño descanso mientras el semáforo, su aliado, su patrón, vuelve a cambiar a rojo y dejarle nuevos espectadores en su teatro callejero. Pero no solo los motoristas son testigos de la exhibición, también muchos transeúntes se detienen para ver cómo juega con los pines para diversión de todos. Algunos aplauden y hasta lo felicitan personalmente.

Esa rutina se repite entre 2 y 3 horas diarias y al final vale la pena porque de esa forma el malabarista se gana la vida. Claro que debe estar atento porque los agentes de policía no siempre le permiten que su obra se lleve a cabo. Lo han detenido en más de una ocasión, le han decomisado su herramienta de trabajo y lo han multado por hacer lo que él denomina su trabajo.

Músico, poeta y loco

Quise saber más del personaje callejero y le interrumpí su corto descanso. Y vaya sorpresa más agradable. Resultó ser un paisano colombiano, de Bogotá, la ciudad capital. Luego del apretón de manos inició nuestra conversación. Me recomendó que buscara en youtube algunos videos de sus acrobacias. Y más sorpresas encontré.

Martín es músico que compone canciones y con su peculiar estilo urbano habla con los árboles y la naturaleza en “Arboliando”, un tema que cuenta con un video muy original. “Existe el lenguaje universal, comunicarse con animales, árboles, plantas o flores es posible y podrás sentirte de igual a igual”, señala. “Invento mi trabajo para sentirme libre en un sistema que nos quema, que nos crea las barreras separando la tierra con tanta frontera” relata en su canción. Y más sorpresas. Confiesa que vivió tres meses en el árbol protagonista de su canción y del video.

En otra de sus canciones, “El río”, que compuso en homenaje al Río Pance, muy cerca de la ciudad de Cali, en el occidente colombiano, nos confirma que su contacto con la naturaleza es real y por ello recibe consejos de los árboles y los sonidos del río que lo transportan a vivir en paz y en armonía.

El aventurero colombiano tiene como compañeras inseparables a una guitarra, una patineta, una bicicleta y a sus 3 pines de malabarismos.

Entrevista en Tropimanía FM

A Martin Roots le propuse una entrevista en la radio latina de Las Palmas, Tropimanía FM y aceptó sin vacilación. Durante más de 40 minutos hablamos de su personal forma de vivir, de entender la supervivencia en un mundo capitalista y de sus pasiones: los malabares, la música, la poesía, los deportes extremos y la naturaleza.

Martin nos contó que aprendió los malabares con los pines gracias a que un amigo los hacía con 3 limones y una vez asimilada esa lección, pasó a los pines o esclavas, como las llaman en Colombia y que en España se conocen con el nombre de mazas. Con esa actividad se gana la vida en los semáforos.

Desde hace 7 años está en Europa. España se ha convertido en un país de oportunidades para él pero añora a su querida Colombia: “Colombia bella, lo eres todo. Soy un afortunado de la familia que tengo. Ya me dan ganas de volver”. “En España hay más oportunidades de buscarse la vida”, explica.

Heredó de su familia el amor por viajar porque son nómadas. Se radicaban en Cali, Barranquilla o Bogotá sin problema alguno.
En Barranquilla aprendió a jugar con las olas del mar y se convirtió en surfista gracias a una tabla que su padre le regaló. Pero cuando se trasladaron a la capital, ante la ausencia de olas, la patineta se convirtió en su mejor amiga hasta dominarla por completo.

En la entrevista nos contó algunas de sus experiencias vividas en Barcelona. Martin dice que es un enamorado de la naturaleza y optó por vivir 3 meses en un árbol de 7 metros de altura en un parque de la ciudad. “Me saltaba las cercas en las noches y colgaba mi hamaca en la parte más alta. Desde allí observaba a la gente que transitaba y pocos se enteraban de mi presencia. Algunas veces dejaba todas mis cosas y nadie las tocaba. Fue apasionante. Escuchar el sonido de la noche, el amanecer. Escucharse asimismo es necesario”, relató.

Esas noches y amaneceres le servían para escribir sus pensamientos que más tarde se convirtieron en canciones urbanas. Con guitarra en mano empezó a componer pero necesitaba algo más para crear melodías. Así que se propuso comprar un ordenador y aprender a hacer música.

Un día se apareció en un almacén con mil euros en monedas, producto de sus labores malabaristas en los semáforos pero no se los recibieron. Tuvo que cambiarlos en un banco y más tarde se fue a casa con el aparato que necesitaba y que le había recomendado un amigo.

Al tiempo fue creando temas como “Arboliando” y “El río”. Posteriormente con la ayuda de amigos crearon sus videos.
El aventurero colombiano no dejó de sorprendernos en la entrevista radial. Comentó que tiene contacto con la naturaleza y puede pasar horas escuchando sonidos del mar o de los árboles. “El cuerpo humano puede hacer cosas increíbles. Uno se puede desdoblar y hacer magia si nos proponemos. Una noche hice un hueco y me enterré totalmente dejando solo la cabeza por fuera. A media noche pude salirme sin problema alguno. Es difícil de creer pero el que me crea, bien y si no me creen, ojalá lo experimenten”, dijo.

Finalmente nos comentó que se trasladó de Barcelona a Canarias en busca de olas para hacer surf y en Las Palmas decidió quedarse por un buen tiempo.

A Martin Roots lo vemos frecuentemente en los semáforos del centro de la ciudad haciendo sus malabares ante la mirada de conductores y peatones, todo a cambio de una moneda y aunque algunos no tengan de dónde pagarle por su arte, por lo menos siguen su rumbo con una sonrisa.

VER VIDEO  Arboliando – Martins Roots

[youtube 1rG-y4h_DqE]

6 thoughts on “Martin Roots, artista callejero que vive de su arte

  1. En hora buena por esta entrevista,digo esto por que he leido y escuchado muchas entrevistas y esta me ha aportado un tremendo deseo de vivir intensamente y de querer aun mas mi mundo .Gracias Martin

  2. Grande martin un abrazo gigante parcero!!!

    aguante el guerrero andariego, el q se goza la vida y siempre esta sonriendo! aquel q labora en su arte y no anda delinquiendo!

  3. Hey!! Martiiiin!!! un abrazo grande!! que buena onda como siempre, el planeta es tu nave amigo!! siempre presente. gracias por compartir!

  4. Hola Mi Niño!!! Me hiciste recordar las veces que te recogia en las mañanas rumbo al Cole. Un gran afecto guarda mi Corazón por Ti. Me enseñas VALORES. Un GRAN BESO Y ABRAZO Y UNA BENDICIÓN ESPECIAL.

  5. wuenaaaaaaaa maracas….echale semilla oyeeee…con mi gente caminamos en paz con mi gente sobre esta faz…estoy aqui para crear y el mensaje divulgar …..

  6. gracias a este hombre he estado pensando sobre el comportamiento de esta sociedad, y me ha hecho recapacitar sobre mis actos, me encanta su filosofía y me encanta este hombre.Gracias.

Comments are closed.