Julián Assange pide a EEUU que “deje de espiar al mundo”

Londres-. El fundador de WikiLeaks, JulianAssange, que  cumplió el pasado  miércoles el primer año asilado en la embajada ecuatoriana en Londres, a la espera de un salvoconducto que le permita salir de la nación británica y alojarse en la nación suramericana, tuvo que posponer un discurso que tenía previsto para el sábado por “razones de seguridad” pero lo hizo público en su cuenta de Twitter.

El fundador de WikiLeaks, Julián Assange, informó también a través de su cuenta en la red social Twitter, que no podía dar su discurso desde el balcón de la embajada de Ecuador en Londres, debido a “razones de seguridad”.

A raíz de la cancelación de su comparecencia en el balcón de la misión diplomática, Assange publicó en su cuenta de Twitter el contenido del discurso en el que ataca la política norteamericana de Barack Obama. El activista afirma que la acusación presentada por EEUU contra Edward Snowden por divulgar la existencia de programas de espionaje secretos “está destinada a intimidar a cualquier país que pueda estar considerando defender sus derechos”.

Julian Assange, consideró  que “deben intensificarse” los esfuerzos por hallar asilo político al exagente de la NSA Edward Snowden, acusado de filtrar información clasificada, y pidió a EEUU que “deje de espiar al mundo”.

Según él, “se deben intensificar los esfuerzos por encontrar asilo” al exagente de la NSA, quien se encuentra ahora supuestamente oculto en Hong Kong, acusado de tres cargos de espionaje y robo de propiedad del Gobierno estadounidense.

“¿Qué país valiente se alzará en su defensa y reconocerá su servicio la humanidad? Decidles a vuestros gobiernos que den un paso adelante”, instó Assange, que cree que si es entregado a Suecia, eventualmente será extraditado a EEUU, el país más afectado por los cables de WikiLeaks, y donde teme por su vida.

En el texto, Assange recordó también el caso del soldado Bradley Manning, que al igual que Snowden está acusado de filtrar información clasificada de EEUU.

Pese a la aspiración del australiano, el Gobierno de Reino Unido pretende extraditar a Assange a Suecia y, posteriormente, a Estados Unidos; país en el que él considera que corre peligro de muerte y es un perseguido político.

El australiano es solicitado en EE.UU. por haber difundido, desde 2010 y a través de WikiLeaks, cientos de miles de documentos militares clasificados y cables diplomáticos del Gobierno norteamericano.

En contraparte, activistas y movimientos sociales de todas partes del mundo  han convertido a Assange en símbolo de la defensa de las libertades civiles y de la libertad de expresión.