“El olvido que Seremos”, libro colombiano

“El olvido que Seremos”, libro colombiano

Colombia-. «Un libro tremendo y necesario, de un coraje y una honestidad arrasadores. Por momentos me he preguntado cómo ha tenido la valentía de escribirlo», Javier Cercas.
¡Qué libro!  Nadie pero nadie puede pasarse esta vida sin haber leído este vivo retrato del sufrimiento personal, no solo del autor sino de su familia, amigos y  de todos aquellos que luchan día tras día por los derechos humanos en Colombia.  Héctor Abad F. tardó veinte años tratando de  narrar, con el corazón en la mano, el dolor ardiente que le carcomía sus entrañas después del vil asesinato de su padre en agosto de 1987 en la colombiana ciudad de Medellín, que en aquel entonces, se debatía entre la civilización y la barbarie.

A la vez, el escritor paisa, a través de su historia nos relata y analiza la situación política en esos tiempos cuando la extrema derecha aniquilaba sin piedad a cualquier persona que tuviera vínculos, fuesen estos reales o imaginarios, con las FARC o con la Unión Patriótica o con el partido Comunista colombiano. La limpieza política llegó a extremos desconocidos desde la triste época de La Violencia.  Cualquier persona que no seguía la línea ortodoxa de la derecha, era  un blanco de los sicarios y de sus jefes.

La obra muestra sin tapujos el subdesarrollo y el analfabetismo político que existía y que aún existe hoy día en nuestra ensangrentada patria. Parece que Colombia se ha quedado en el congelador del tiempo. Colombia no ha podido dejar la Guerra Fría a pesar de su fallecimiento hace ya más de veinte años.

El análisis de la locura colombiana, la relación filial, el amor paternal sin límites, la obsesión por hacer lo que se cree justo y valido nos impulsa a hacer algo, nos demuestra que no podemos olvidar, el olvido seria una traición a los ideales de nuestros padres y de nuestra patria. Nadie, jamás, podrá olvidar nada, la historia no perdona.  Este relato conmovedor, verdadero y único tiene que ser una obra obligatoria en todas las instituciones educativas no solo en Colombia sino en todas las aulas del mundo moderno para evitar que el rencor humano cause estragos inútiles y dolores irremediables.

Carlos A Londoño E.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *