Con fútbol se forman jóvenes en barrios marginados de Medellín

Con fútbol se forman jóvenes en barrios marginados de Medellín

 

Medellín – Colombia-. A base de voluntad, entrega, dedicación y apoyados en el fútbol, se reorienta la educación de centenares de niños y jóvenes de zonas marginadas en la capital antioqueña. Alejarlos del reclutamiento de grupos armados, del sicariato, de las drogas o del alcoholismo es la misión de Cosdecol, una corporación social y deportiva.

Cosdecol, la Corporación Social y Deportiva de Colombia, anteriormente conocida como el Club Deportivo Unión Cristiano (CDUC), nació a finales de los años ochenta en un barrio de la ciudad de Medellín a raíz del flagelo del narcotráfico y todas sus consecuencias para con la juventud de esta ciudad.

Un grupo de personas preocupados por el reclutamiento de jóvenes por parte del Cartel de Medellín, establece un torneo de microfútbol como medio para alcanzar estos jóvenes y re-orientarles a través de valores cristianos.

Iniciando los años noventa se formaliza este programa y se conforma un “club de fútbol” como una entidad sin ánimo de lucro y con personería jurídica.

Hoy en día, la entidad cuenta con un grupo de trabajo de 44 personas, que incluye personas en administración, técnicos de fútbol y otros que hacen parte de la empresa Brownies del Club, un programa organizado que involucra a 88 equipos de fútbol y se benefician de él unos 1.700 niños, niñas y jóvenes.

Dentro de las tareas deportivas está el Torneo Colombo-Holandés de Fútbol a nivel de la ciudad en 6 categorías; tres instalaciones – una sede deportiva en Bello, Antioquia, una sede empresarial en Medellín, y una sede comunitaria en el barrio Andalucía (Medellín).

Requieren apoyo solidario

Weimar Guzmán, oriundo de Medellín, es una de esas personas que entrega todo de sí por el bienestar de algunos de esos jóvenes que merecen una oportunidad mejor para convertirse en hombres de bien y no permanecer a la deriva por el abandono de la sociedad y de los entes gubernamentales. Además, con las comunidades indígenas adelanta también otra labor social.

“Me gustaría recibir de alguna manera ayuda para unos equipos de fútbol con los que estamos trabajamos como obra social en Colombia; soy entrenador y estos chicos están necesitando uniformes, balones y otros implementos”, expresa.

“Trabajamos en barrios de las comunas más peligrosas de Medellín y Bello. Queremos sacar a estos jóvenes de las drogas, de los grupos armados, del alcohol y del sicariato para que sean buenos ciudadanos y personas de bien en este país tan hermoso”, añade.

Los grupos de trabajo están conformados en Bello, Zamora, con un total de 30 jugadores de 16 años; Bello, Niquia, con 60 jugadores de 6 a 13 años; Espíritu Santo, Bello, con 50 jugadores de 10 a 18 años; Medellín, Acevedo, con 140 jugadores de 6 a 30 años; Medellín, La Sierra, con 50 jugadores de 12 a 18 años (incluyendo un equipo femenino). Son cerca de 340 jugadores en total.

Weimar Guzmán cumple también labores sociales en comunidades Indígenas de Antioquia y Leticia, Amazonas, creando escuelas de fútbol y para ello requiere de la solidaridad de las personas u organizaciones deportivas o comunitarias de cualquier parte del país o del mundo que deseen donar su granito de arena.

Información: Para comunicarse con Weimar Guzmán pueden escribir a esta dirección de correo electrónico: [email protected] o al celular en Colombia es 3104034443.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *