Con el entierro de la sardina, murió el carnaval

Las Palmas (Gran Canaria) -. La sardina del carnaval de esta isla española murió el 20 de febrero y tras su entierro e incineración regresó a su dulce hogar, el mar. El carnaval de tres semanas puso así punto y final en medio de fiesta, disfraces y mucha música.

Sobre una barcaza ardieron sus restos, acompañados de miles de viudas y plañideras que se resistían a abandonar la fiesta del carnaval. La comitiva fúnebre del entierro de la Sardina la encabezaron los tres primeros premios del concurso de murgas, Serenquenquenes, Trapasones y Melindrosos, junto a la afilarmónica Los Nietos de Kika y la banda de música Ajódar.

La reina del carnaval, el Drag Queen, la Gran Dama y la Reina Infantil se unieron a la caravana, seguidos por miles de personas, vestidos de luto con imponentes disfraces, que vieron como el carnaval llegó a su fin. Incinerada la sardina, se dio paso a fuegos pirotécnicos y luego la fiesta se trasladó al parque Santa Catalina, donde grupos en vivo prolongaron la rumba hasta la madrugada del domingo, mientras en sus alrededores las verbenas no pararon su música para despedir el carnaval.