Elecciones en Estados Unidos: no solo cuentan los votos

Londres -. Un hecho de gran trascendencia histórica se vislumbra en los Estados Unidos, la posible elección de un presidente negro o de una mujer a la Presidencia. Todavía hay mucho camino por recorrer y la tortuosa carrera tendrá muchos obstáculos que habrá que superar, por ejemplo, derrotar al candidato republicano en las elecciones de noviembre que no será tan simple como parece a primera vista. Lo que a nosotros los hispanos, lo que en realidad nos interesa más, en la posición política y los planteamientos ideológicos que se han hecho sobre América Latina; lo que han dicho los candidatos demócratas: la Sra. Clinton y el senador Obama. Por cierto, América Latina le lleva la delantera a los Estados Unidos en cuanto a la participación de la mujer y de las minorías étnicas en la vida política de los varios países del continente. Ya han sido varias mujeres las que han tomado el mando en sus respectivos países, por ejemplo: Isabel Perón en Argentina, Violeta Chamorro en Nicaragua, Michelle Bachelet en Chile y ahora Cristina Fernández en la Argentina son testimonio de un avance político que todavía no se ha visto en los Estados Unidos. Pero antes de entrar en materia, tenemos que aplaudir al Presidente Chávez por su valiosa intervención a favor de Clara y Consuelo, quienes ahora se encuentran cobijadas por el tierno calor de sus familiares y amigos. No hay duda alguna, que se ha abierto una puerta, que a la larga será una vía hacia la reconciliación nacional y hacia la paz en nuestros campos. Lastimosamente, los candidatos demócratas, Clinton y Obama no han chistado palabra al respecto, como si lo que ha pasado en Colombia no tuviera gran importancia. Bueno, no hay que olvidar las palabras del Presidente Nixon, hace ya varias décadas quien se expresó de la siguiente manera: “América Latina no importa…a la gente le importa un bledo América Latina” y le aconsejó a Donald Rumsfeld que no se ocupara de América Latina ya que sería el fin de su carrera política. Se trata a Hispano América como si fuera un ciudadano de tercera categoría, allá ellos, la historia siempre nos da alguna sorpresa inesperada pero agradable. Así pues, nadie se sorprende cuando en los debates entre los candidatos nadie se preocupa por mencionar a nuestros pueblos y a nuestras gentes. En el mes de julio del año pasado Barack Obama dijo en su debate con Hillary Clinton que de ser elegido se sentaría a hablar con Fidel Castro y Hugo Chávez. La senadora a su vez indicó que habría que entablar un diálogo pero solo se haría a través de otros funcionarias de menor rango e importancia para explorar las posibilidades existentes; mejor dicho, no dijo absolutamente nada. La senadora Clinton representa el pasado político estadounidense y está estrechamente atada a la política exterior de su marido el expresidente Bill Clinton, tristemente recordado por el famoso Plan Colombia que ha plagado a los campos colombianos de sangre y fuego. Para ser sincero Obama si ha hecho otras declaraciones sobre América Latina, bueno una cuando el Presidente Bush empezaba su visita relámpago a seis países de región en marzo del 2007. Nada claro o específico se delineo en sus palabras. Todo se centró en puntos generales sobre democracia, justicia social y desarrollo económico y la importancia que ha tenido la región para las inversiones americanas. Además de estos puntos en general, habló en particular sobre Brasil, Uruguay, Colombia y Guatemala, pero sin aportar nada de interés, hay que ver que pasa y que se puede hacer, es lo que se puede leer entre líneas. De Cuba o Venezuela ni palabra, del viraje a la izquierda en varios países del continente, menos, así que quedamos en las mismas. En cuanto a Colombia se refiere el senador comentó que ya se habían gastado o tirado 5 billones de dólares en los últimos 7 años en el país, pero a pesar de esta suma no se había visto una baja considerable en las entradas de drogas a los Estados Unidos. La DEA y la CIA podrían darle una respuesta convincente con aviones y avionetas cargadas de nieve que se estrellan por ahí. El candidato Obama también nos comunica en ese discurso que Álvaro Uribe ha tenido problemas gubernamentales ya que ocho de sus secuaces o partidarios fueron detenidos por vínculos con los paras. Lo importante para Colombia, dijo Obama, es que se fortalezcan las instituciones legitimas, lo que es un poco ambiguo, vago y general, que gobiernan a Colombia para beneficio mutuo. Los candidatos americanos cierran los ojos ante la realidad y desconocen esa fe en el progreso que tienen todos los pueblos y habitantes desde México hasta Punta Arenas y aún más allá.

Aunque no se puede llegar a ninguna conclusión precisa sobre lo que esos candidatos representan y quieren podemos decir sin equivocarnos que nada, absolutamente nada cambiará si se elige uno u otro. Si se elige a Clinton esto significaría que dos familias, la Bush y la Clinton habrán reinado por 28 años consecutivos, toda una dinastía, un paso hacia el pasado y la erosión de cualquier vestigio democrático. De otra parte si Obama es elegido los que menos se beneficiaran son las minorías hispanas y negras de los Estados Unidos, ya que su apoyo viene de la clase media blanca. Y América Latina seguirá siendo el patio de atrás de los americanos. ¡Qué linda es la democracia!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *