Británicos dieron su último adiós a Margaret Thatcher

Londres-. A las 10 de la mañna del miércoles 17 de abril dejaron de sonar en su honor las campanas del Big Ben, y el féretro de Margaret Thatcher emprendió su recorrido desde la capilla de St. Mary en Westminster hasta la catedral de St. Pablo, adonde llegó con puntualidad británica, minutos después de la llegada de la reina Isabel II.

La solemnidad marcó el funeral de la ex primera ministra británica conservadora Margaret Thatcher, en el que el obispo de Londres, Richard Chartres, pidió dejar a un lado la controversia que ha rodeado su vida política.

En presencia de la reina Isabel II y más de 2.000 invitados, Chartres se dirigió a la congregación reunida en la catedral de San Pablo, en Londres, para dar el último adiós a la “Dama de Hierro”, en una ceremonia que puso fin a los homenajes en su memoria, informó Efe.

Unos 4.000 policías vigilaron el desfile por donde pasó a toda velocidad el cortejo funerario, camino de la capilla de la RAF (Real Fuerza Aérea), y sin dar siquiera tiempo al puñado de detractores a gritar “¡Vergüenza!” a su paso.

El último acto de la Dama de Hierro no llegó precisamente hasta la parada militar en St. Clement Danes, donde el ataúd cubierto con la bandera británica fue depositado sobre un carruaje de caballos y escoltado por un gran despliegue militar.

Los claros bien visibles en los primeros tramos del trayecto dejaron entonces paso a la multitud aglomerada en The Strand, que rompió finalmente el silencio entre aplausos y gritos de apoyo: “¡We love you, Maggie!”.

A lo largo del camino se dejaron ver también numerosas pancartas de protesta, como la que proclamaba: “Estoy aquí por todos los que murieron en su guerra, en la pobreza o en la desesperación”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *